Lunes , 18 Junio 2018

La relación México-Estados Unidos positiva, ahora

Hay un ambiente positivo en la opinión de los que hacen la política y hacen la economía.

Hay también un reconocimiento de una conveniencia recíproca, de una geoeconomía inevitable, que al institucionalizar política y económicamente a través del TLC ha permitido mostrar resultados positivos. En la industria electrónica, por ejemplo, el comercio entre Canadá, Estados Unidos y México se ha incrementado en más del 25% anual desde 1993. De hecho, las exportaciones electrónicas mexicanas hacia Estados Unidos son de un monto similar a las importaciones que hacemos de Estados Unidos. Las tarifas se han eliminado y las plantas industriales estadounidenses establecidas en nuestro país han prosperado. El comercio total entre Estados Unidos y México ha crecido 62% de 1993 a 1995.

La economía mexicana está recuperándose debido principalmente a las medidas de política económica que se establecieron a partir de la crisis de 1994 y también porque la economía estadounidense lleva cinco años y medio dentro de un ciclo de crecimiento económico. Puede ser, en las palabras de Robert Rubin, secretario del Tesoro estadounidense, esta fase positiva del ciclo de crecimiento continuará y estará acompañada de una inflación baja. La razón de sostener esta hipótesis descansa en tres cosas: globalización, tecnología y una mejoría sustancial en la instrumentación de la política económica, con fluctuaciones menores que en el pasado.

Esta situación positiva de la economía estadounidense, con un gobierno estable y con mayores realizaciones debido a su continuación, sin duda son factores positivos para México. Y lo es porque nuestro mercado exterior más importante está en crecimiento. También porque hay una percepción de lo que hacen la política y la economía en Estados Unidos -aparte de los xenófobos de ahora-, de que México es uno de sus tres socios comerciales más importantes. Por ello es vital para ellos incrementar su conocimiento sobre nuestro país y de sus necesidades.

La relación con Estados Unidos ha estado marcada por grandes contradicciones como reflejo de que en ese país existen también enormes diferencias regionales y de cultura. Así como en el nuestro. Nada es uniforme. Por fortuna. Lo que sí es importante en este mundo globalizado y con fuertes interdependencias políticas y económicas es marcar nuestra identidad para guarecernos como nación y como Estado.

Estados Unidos es un gran país. Representa casi un cuarto de la producción mundial y, por ello, es uno de los que definen política y económicamente lo que se hace en el mundo. Es un eje de desarrollo tecnológico y de diseño macro y microeconómico. Es de un realismo protestante extraordinario, lo que explica un sistema de simples y efectivas libertades públicas. Por ello y a pesar de nuestras resistencias culturales y legítimas nos ha contagiado de pragmatismo, como puede advertirse en la actitud de nuestros estados fronterizos, lejos de los nominalismos de América del sur en donde se cree todavía que el nombre es la cosa, que proclamar la república es la república, que decretar la igualdad es la igualdad.

La relación México-Estados Unidos positiva, ahora
Calificar!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Scroll To Top